La OIT denuncia que ni el G-20 ni la UE han estado a la altura en la pandemia

Mecenas Asisa, Cabify y socio tecnológico Microsoft

- Advierte de que “la recuperación será mucho más difícil de lo que fue el confinamiento”

15 de mayo de 2020. El director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, denunció en el foro 'NEF online', que ni el G-20 ni la Unión Europea “han estado a la altura” en su respuesta a la crisis mundial provocada por la pandemia de la Covid-19".

“Cada país está actuando por su cuenta y eso es insuficiente”, advirtió Ryder en este evento organizado por Nueva Economía Fórum, donde afirmó que el G-20 emitió “una declaración muy bonita en la que faltaban compromisos concretos”.
 
En cuanto a la Unión Europea, de la que considera que “tiene un papel fundamental que jugar en esta crisis”, lamentó que al igual que en otros temas como la inmigración o el euro “cada vez es más difícil buscar y conseguir posiciones comunes”.
 
“Es importante que Europa lo haga y esperamos que lo haga lo antes posible”, añadió Ryder, quien destacó el papel del Gobierno de España para intentar alcanzar este consenso.
 
Por otro lado, Ryder defendió que para dar respuesta a esta situación “las reglas normales no se pueden aplicar”, por lo que defendió que “los países gasten todo lo que tienen y un poco más”. “Lo que necesitamos es no caer en la trampa de la austeridad exagerada”, sentenció.
 
A este respecto, advirtió de que, tras haber parado el proceso productivo de golpe, “mucho más compleja es la salida de este proceso de confinamiento”. “La recuperación será mucho más difícil de lo que fue el confinamiento”, reiteró.
 
En cuanto al impacto de la pandemia, afirmó que “las cifras son terribles y sin precedentes”. En concreto, indicó que en el segundo trimestre de este año se han perdido un 10,5% de las horas de trabajo en todo el mundo, lo que equivale a 305 millones de puestos de trabajo.
 
“Es un drama que nunca hemos visto”, prosiguió el director de la OIT, quien recordó que en la crisis financiera de 2008 y 2009 la pérdida global fue de unos 22 millones de puestos de trabajo.
 
En la misma línea, lamentó que las previsiones apuntan a que la caída del PIB mundial será de unos cuatro billones de dólares y que el comercio internacional se podría llegar a reducir un 32%, porcentaje no alcanzado desde la gran depresión de los años treinta del siglo pasado.